Cómo medir las RPM en spinning y mejorar tu rendimiento

Por Andrés López
Revisamos cientos de opiniones para analizar estas máquinas de fitness. En ocasiones recibimos una comisión si compras con estos enlaces para poder mantener esta web, puedes leer más aquí y también cómo analizamos productos.

En este artículo, te ofrecemos una completa introducción a uno de los aspectos clave en el mundo del spinning: la medición de las RPM (revoluciones por minuto).

Tanto si eres un entusiasta del ciclismo indoor y deseas maximizar tu rendimiento en cada sesión como un principiante, es muy útil comprender cómo medir con precisión las RPM y utilizar esa información para mejorar tu técnica y alcanzar tus objetivos fitness.

Al medir y monitorear tus RPM, podrás establecer objetivos específicos y hacer un seguimiento de tu progreso a lo largo del tiempo.

¿Cuántas RPM son adecuadas en spinning?

Las RPM, o revoluciones por minuto, en una clase de spinning se refieren a la velocidad a la que estás pedaleando. Determinar cuántas RPM son adecuadas para tu entrenamiento de spinning depende de varios factores, incluyendo tu nivel de condición física, tus objetivos de entrenamiento y el tipo de ejercicio que estás realizando. Aquí te dejo algunas orientaciones:

  • Entrenamiento de resistencia – Para un entrenamiento de resistencia o para escalar «colinas» imaginarias, las RPM suelen estar en el rango de 60-80. Este tipo de entrenamiento implica una resistencia alta y una velocidad de pedaleo más baja.
  • Entrenamiento de velocidad – Para ejercicios de velocidad, como los sprints, las RPM pueden llegar hasta 110-120. Este tipo de entrenamiento suele implicar una resistencia más baja y una velocidad de pedaleo más alta.
  • Entrenamiento de recuperación – Durante los períodos de recuperación o calentamiento, las RPM suelen ser más bajas, alrededor de 50-60.
  • Zona de seguridad – Aunque estas cifras pueden variar dependiendo de tu nivel de condición física y de la intensidad de tu entrenamiento, como regla general, las RPM en una clase de spinning deben mantenerse entre 60 y 110 RPM para un entrenamiento seguro y efectivo.

Estas cifras son orientativas y pueden variar dependiendo de tu nivel de condición física y de la intensidad de tu entrenamiento

¿Cómo ajustar RPM para mejorar rendimiento?

Ajustar las RPM en una bicicleta de spinning implica entender qué ritmo o velocidad de pedaleo es el mejor para tu nivel de condición física, tus metas de entrenamiento, y tu seguridad.

  1. Interpretar RPM: La RPM (Revoluciones por Minuto) se refiere a cuántas veces completas un ciclo de pedaleo en un minuto. Un número más alto significa que estás pedaleando más rápido.
  2. Establecer metas de RPM: Las RPM recomendadas para el spinning generalmente varían de 60 a 110, dependiendo de la intensidad del entrenamiento. Por ejemplo, si estás haciendo un sprint o trabajando a un ritmo muy alto, puedes intentar llegar a RPM de 100 a 110. Por otro lado, si estás en una fase de recuperación o trabajando a un ritmo más moderado, puedes apuntar a 60-80 RPM.
  3. Ajustar las RPM durante el entrenamiento: A medida que te familiarices más con tu bicicleta y tu rendimiento, puedes comenzar a ajustar tus RPM para alcanzar tus metas de entrenamiento. Por ejemplo, si quieres mejorar tu resistencia cardiovascular, puedes intentar mantener un nivel alto de RPM durante un periodo prolongado de tiempo.
  4. Consideraciones de seguridad: Es importante tener en cuenta que pedalear demasiado rápido (alta RPM con poca resistencia) puede ser inseguro, ya que puede llevar a un control insuficiente y posibles lesiones. Siempre debes buscar un equilibrio entre resistencia y velocidad.

Recuerda, siempre es mejor escuchar a tu cuerpo y trabajar a un ritmo que sea desafiante pero seguro para ti. También puede ser útil trabajar con un instructor de spinning o un entrenador personal para establecer y alcanzar tus metas de manera segura y efectiva.

Conclusión.

Medir y ajustar las RPM (Revoluciones por Minuto) durante las clases de spinning puede ser una forma eficaz de monitorear y mejorar tu rendimiento. Para medir las RPM, se requiere un dispositivo como un ciclocomputador o una aplicación de seguimiento de fitness. La configuración de estas herramientas puede variar, pero generalmente implicará instalar el dispositivo, realizar una configuración inicial y, posiblemente, emparejarlo con otros dispositivos.

El número de RPM adecuado durante un entrenamiento de spinning puede variar en función de tus metas de entrenamiento, tu nivel de condición física y el tipo de ejercicio que estés realizando. Aunque puede variar, generalmente se sugiere mantener las RPM entre 60 y 110 para un entrenamiento efectivo y seguro.

Interpretar y ajustar tus RPM puede ser una tarea desafiante, pero con el tiempo, te ayudará a comprender mejor tu rendimiento y a alcanzar tus metas de fitness. Recuerda siempre trabajar a un ritmo que sea seguro para ti y no dudes en buscar la orientación de un instructor de spinning o un entrenador personal para obtener asesoramiento personalizado.

Te puede interesar

Dejar comentario